Ana Patricia Celaya

Asistente Legal

Nací en Brownsville, Texas. Al crecer en una ciudad fronteriza, estuve expuesta a la lucha de las familias inmigrantes; algunos de mis amigos más cercanos eran inmigrantes de México, amigos que yo deseaba sinceramente que tuvieran las mismas oportunidades que yo en los Estados Unidos. Desde mi niñez, entonces, la inmigración ha sido un tema al que siempre fui muy sensible.

Cuando llegué a la Universidad de Texas en Austin como estudiante universitaria en el otoño de 2017, sabía que quería seguir una carrera como abogada. Siempre me motivó un deseo intrínseco de ayudar a las personas, y sabía que un título en derecho, y el conocimiento que viene con eso, es una de las formas más poderosas y efectivas de hacerlo. En última instancia, mi motivación para ayudar a las familias inmigrantes con las que crecí, combinada con mi intención de ir a la escuela de leyes, me llevó hacia la ley de inmigración.

Sin embargo, antes de ir a la escuela de leyes, quería obtener experiencia laboral; específicamente, quería exponerme a un bufete de abogados de inmigración para poder aprender más sobre lo que significa ser abogada de inmigración a través de la experiencia laboral de primera mano. Más importante aún, quería ayudar a contribuir a una misión que aprecio: ayudar a los inmigrantes a actualizar sus metas de inmigración y contribuir a la fortaleza y diversidad de los Estados Unidos en el proceso.

Dicho esto, estoy increíblemente agradecida por formar parte de Lincoln Goldfinch Law, una firma cuyo profesionalismo y dedicación incondicional a sus clientes es incomparable.

Trabajar como Gerente de Oficina en Lincoln Goldfinch me ha permitido aprender más sobre la ley de inmigración y ser parte de un equipo increíble cuyo compromiso de ayudar a los clientes me inspira cada día más.