Creo firmemente que las fronteras y los bordes fronterizos solo establecen límites en nuestras percepciones y opiniones y no deberían existir porque este es solo un mundo en el que vivimos y deberíamos poder movernos, viajar, vivir y estar donde queramos cuando lo necesitemos.

Poder ayudar a las personas a lograr la libertad y la paz que todos como seres humanos merecemos mientras navegamos por el complejo sistema de inmigración ha tenido un gran impacto en mi desarrollo personal y me ha demostrado mucha humildad, amabilidad y empatía.


Si usted o un ser querido necesita ayuda con su caso de inmigración en Austin, ¡contacte a la abogada Kate Lincoln-Goldfinch hoy!