Si está interesado en los derechos de las personas que son expulsadas por la fuerza de los Estados Unidos mediante órdenes de deportación, siga leyendo porque aprenderá si los deportados tienen derecho a cobrar la seguridad social. Así como la forma de minimizar el tiempo que no tiene derecho a recibir las prestaciones de la seguridad social.

¿Puede un deportado cobrar la Seguridad Social?

Lamentablemente no, a menos que regrese a Estados Unidos como titular de una tarjeta verde, no podrá cobrar la seguridad, durante el tiempo que pase fuera de Estados Unidos. Sin embargo, si decide regresar a Estados Unidos después de que expire su prohibición de viajar y vuelve a ser residente legal, tendrá derecho a empezar a recibir de nuevo sus pagos de la seguridad social.

Por lo tanto, si ha pasado muchos años en Estados Unidos como ciudadano y se ha ganado el derecho a cobrar la seguridad social, si es deportado, es una buena idea intentar volver a Estados Unidos como residente legal una vez que expire su prohibición de viajar. Sobre todo si depende de sus prestaciones de la seguridad social para salir adelante.

Volver a Estados Unidos para cobrar la Seguridad Social lo antes posible

Si tiene prisa por volver a Estados Unidos lo antes posible, merece la pena solicitar una exención, que le permitirá volver a Estados Unidos si puede obtener un nuevo visado. Si tiene un cónyuge, que sigue siendo residente legal o ciudadano, podrá solicitar una nueva tarjeta verde para usted. Eso le permitirá reunirse con su cónyuge sin tener que esperar a que termine la prohibición de viajar. Si te conceden una nueva tarjeta verde como residente legal, podrás volver a solicitar la seguridad social. Así pues, si depende de su seguridad social para llegar a fin de mes, merece la pena hablar con un abogado de inmigración para obtener una exención que le permita regresar a Estados Unidos lo antes posible.

Por desgracia, si se le ha impuesto una prohibición de 20 años o de por vida para volver a entrar en Estados Unidos, no podrá solicitar una exención y tendrá que esperar a que expire su prohibición de viajar.

Posibilidades de perder permanentemente sus prestaciones de la Seguridad Social

Lamentablemente, si se le ha dictado una prohibición de por vida por haber sido deportado del país en numerosas ocasiones o por haber sido condenado por varios delitos graves, es posible que se le prohíba la entrada en EE.UU. de forma permanente. En esta situación, es muy aconsejable ponerse en contacto con un abogado de inmigración de confianza. Para ver si hay alguna manera de que pueda volver a los Estados Unidos.

La cantidad de años vividos en los Estados Unidos no cambiará su derecho a la Seguridad Social

Si ha sido deportado con éxito a su país de origen tras pasar por una audiencia de inmigración, no importa cuántos años haya pasado viviendo en Estados Unidos. No podrá reclamar ninguna prestación de la seguridad social fuera de Estados Unidos. Aunque haya tenido una tarjeta de residencia antes de su deportación durante varias décadas, no importa y seguirá sin poder cobrar las prestaciones de la seguridad social.

Por este motivo, es muy aconsejable iniciar el proceso para convertirse en ciudadano de pleno derecho tan pronto como pueda hacerlo. Que para la mayoría de los individuos es después de tener una tarjeta verde por un período de 5 años. Ya que una vez que pase por la ceremonia para convertirse en ciudadano, tendrá la tranquilidad de saber que nunca podrá ser deportado y, como resultado, nunca dejará de recibir la seguridad social. Desgraciadamente, muchos residentes de larga duración se sienten satisfechos con su condición de residentes de larga duración y no se dan cuenta del riesgo al que se exponen por no convertirse en ciudadanos estadounidenses.

Su cónyuge puede cobrar la Seguridad Social en su nombre

Si su cónyuge es ciudadano o residente legal de EE.UU. y no es deportado del país, existe una pequeña posibilidad de que pueda cobrar sus pagos de la seguridad social por usted. Sin embargo, este proceso es complicado y si está interesado en que su cónyuge cobre la seguridad social, tendrá que hablar con un abogado para que le ayude. Si le preocupa que su cónyuge no pueda reclamar sus propias prestaciones de la seguridad social sin usted, no tiene por qué preocuparse, ya que no tendrá problemas para reclamar su parte de los pagos de la seguridad social. Así no tendrá que preocuparse de dejar a su cónyuge sin medios económicos para mantenerse en su ausencia.

Conclusión

Mientras se encuentre en su país de origen después de haber sido deportado, no podrá seguir recibiendo prestaciones de la seguridad social. Sin embargo, la gran noticia es que una vez que regrese a Estados Unidos y vuelva a ser residente legal, podrá empezar a acceder de nuevo a sus prestaciones de la seguridad social. Mejor aún, aunque una de las principales consecuencias de ser deportado es que se le impondrá una prohibición de viajar que probablemente dure varios años, puede solicitar una exención para volver a entrar en el país antes, siempre que pueda obtener una nueva tarjeta verde. Por ejemplo, un visado patrocinado por la familia o un visado patrocinado por el empleador.

Así pues, si le deportan y teme perder las prestaciones de la seguridad social para las que ha trabajado duro, no está todo perdido. Con una planificación cuidadosa, podrá volver a cobrar sus prestaciones de la seguridad social. Si quiere regresar a los Estados Unidos lo antes posible para empezar a reclamar sus beneficios de seguridad social antes, es una gran idea hablar con un abogado de inmigración con experiencia, para acelerar su regreso a los Estados Unidos.

IMG

Audiencia de deportación
y
Nuestra Página de Inicio