No podría estar más satisfecha con el servicio prestado por mi abogada de inmigración, Kate Lincoln-Goldfinch. Ella fue positiva y tranquilizadora durante todo el proceso, y navegó la complicada dinámica y las personalidades involucradas en mi caso con facilidad. Yo la contrataría de nuevo mañana, pero afortunadamente no voy a necesitar porque con su ayuda, ahora tengo mi Green Card. (Traducido del Inglés).