Me sentí muy cómoda y bien representada, me encantó la profesionalidad con la que llevó mi caso, y ahora sólo puedo decir que estoy feliz en este primer logro de la migración: ser residente. Muchas gracias y que sigan prosperando.