El Sistema de la EOIR Está Roto

201909.06
0
by on septiembre 6, 2019 in Blog, Blog, Español, Español
EOIR Sistema Penal Derechos De Los Inmigrantes Abogado De Inmigración Austin

Imagínese un sistema judicial penal en el que los acusados no tienen derecho a un abogado y sólo un tercio de los acusados están representados. En este sistema judicial imaginario, tanto los jueces como los fiscales son empleados que están a cargo del Fiscal General y del Presidente. Los jueces carecen de independencia judicial y no tienen autoridad para conceder aplazamientos, poner casos en espera o cerrar casos en su lista de casos. Los fiscales no tienen autoridad para ejercer las facultades discrecionales, y en todos los casos, se les ordena perseguir la pena más extrema. Muchas de las defensas disponibles para los acusados no son competencia del juez para decidir. El número de casos en la corte se ha disparado más allá de su capacidad, y los jueces tienen instrucciones de reducir el retraso evaluando el castigo más duro posible, tan rápidamente como sea posible. La Corte de Apelación y los jueces de este sistema también dependen del poder ejecutivo. Los niños son tratados igual que los adultos en este sistema, obligados a representarse a sí mismos si no pueden pagar un abogado.

No es un sistema imaginario. Esto es la Corte de Inmigración.

En la estructura de las cortes de inmigración de Estados Unidos, los jueces de inmigración son empleados de la Oficina Ejecutiva para la Revisión Migratoria (Executive Office for Immigration Review - EOIR), una rama del Departamento de Justicia (Department of Justice - DOJ). Los jueces de inmigración son nombrados por el Fiscal General. Los fiscales del sistema judicial son empleados del Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security - DHS), concretamente del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (Immigration and Customs Enforcement - ICE). La Junta de Apelaciones (Board of Immigration Appeals - BIA) es el órgano de apelación que preside las cortes de inmigración. Los jueces de la BIA también son empleados del DOJ, nombrados por el Fiscal General (Attorney General - AG).

Además de su posición como fiscal jefe que nombra y supervisa a los jueces de inmigración y a los jueces de apelación, el Fiscal General también tiene la facultad de remitirse casos a sí mismo y emitir decisiones precedentes. Esta facultad de remisión se ha utilizado históricamente con moderación y es "una herramienta poderosa en el sentido de que permite al Fiscal General pronunciar nuevas normas para la agencia y anular precedentes de larga data de la BIA". La práctica ha sido criticada, en particular porque la agencia carece de directrices o procedimientos claros sobre el ejercicio de esta considerable autoridad. Además, entra en conflicto con un valor fundamental de nuestro sistema jurídico: la imparcialidad del juzgador. Jeff Sessions certificó varios casos para sí mismo durante su mandato como Fiscal General, emitiendo decisiones que reducen la elegibilidad de asilo y limitan el poder de los jueces de inmigración para controlar sus propios expedientes, lo que resulta en un aumento de la acumulación de casos.

En junio de 2018, la Administración Trump aplicó la política de Tolerancia Cero y separó a miles de niños de sus padres que los habían traído a Estados Unidos para pedir asilo.

Se desconoce el número total de niños secuestrados y no se hizo un seguimiento de los mismos. La política de Tolerancia Cero fue una de las diversas medidas adoptadas por la administración para disuadir a los centroamericanos de solicitar asilo en Estados Unidos. A finales de 2017, Jeff Sessions pronunció unas palabras ante los jueces de inmigración en las que afirmaba que el sistema estaba siendo manipulado por abogados de inmigración corruptos y por personas que cruzaban la frontera y utilizaban el asilo como un billete fácil para entrar ilegalmente en Estados Unidos.

El Fiscal General Sessions se certificó a sí mismo el caso de una mujer llamada "AB", que fue víctima de violencia doméstica en El Salvador. Perdió su solicitud de asilo ante un juez con una tasa de denegación del 92% en casos de asilo. La BIA devolvió el caso al juez de inmigración, ordenándole que reconociera que ella hacía parte de un grupo social particular protegido y que concediera el asilo. El juez se negó y pidió al Fiscal General que certificara el caso para sí mismo. Jeff Sessions hizo su parte y emitió la decisión respecto a AB, sosteniendo muy estrictamente que un caso anterior que otorgaba protección de asilo a una víctima de violencia doméstica había sido anulado.

Sin embargo, a pesar de la posición tan estricta con respecto a AB, la decisión contenía unos argumentos amplios y extensos, afirmando que "en general, las reclamaciones de los extranjeros relativas a la violencia doméstica o la violencia de pandillas perpetrada por actores no gubernamentales no tendrán derecho a asilo". Esta decisión tuvo, y sigue teniendo, un impacto significativo en las protecciones de asilo para los centroamericanos, la mayoría de los cuales huyen de la violencia cometida por actores no gubernamentales.

También afectó a la posibilidad de que los solicitantes de asilo tuvieran siquiera la oportunidad de solicitarlo. Los solicitantes de asilo que llegan a la frontera sur deben pasar por un proceso atemorizante de entrevista, debido a las técnicas interrogativas agresivas de los agentes de migración, para ganarse el derecho a pedir asilo ante un juez de inmigración. Esta entrevista se realiza días después de que el solicitante de asilo entra en el país.

Si no supera esta prueba con éxito, el solicitante de asilo será deportado. Dos días después de la decisión de Jeff Sessions con respecto a AB, la Oficina de Asilo emitió un memorando a sus adjudicadores, instruyéndoles que "en general, a la luz de los [Matter of A-B-] estándares, las reclamaciones basadas en la pertenencia a un supuesto grupo social particular definido por la vulnerabilidad de los miembros a los daños de la violencia doméstica y la violencia de las bandas cometida por actores no gubernamentales no podrán establecer la base para el asilo, el estatus de refugiado o un temor creíble o razonable de persecución." Entre julio y diciembre de 2018, a miles de solicitantes de asilo centroamericanos que habían sido perseguidos por actores privados se les negó incluso el proceso de entrevista y fueron deportados.

El asalto al asilo a través del sistema judicial fue continuado por el Fiscal General William Barr el 29 de julio de 2019 con respecto a L-E-A-, 27 I&N Dec. 581 (A.G. 2019). Barr siguió de cerca la guía de Sessions respecto a AB al hacer pronunciamientos amplios sobre las categorías de solicitudes de asilo que no van a primar en un intento de afectar la probabilidad de éxito en los casos que no están ante él. Anulando un antiguo reconocimiento de que los miembros de una familia nuclear pueden ser un grupo social particular protegido, Barr escribió: "[In] el caso ordinario, un núcleo familiar no constituirá, sin más, un 'grupo social particular' porque la mayoría de los núcleos familiares no son inherentemente distintos desde el punto de vista social".Jeff Sessions también recortó la autoridad de los jueces de inmigración para gestionar sus expedientes.

Una herramienta muy utilizada era el cierre administrativo, que permite a los jueces detener temporalmente los procedimientos de expulsión transfiriendo un caso de estado activo a inactivo. Esta herramienta se utilizaría para dar tiempo a que el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (United States Citizenship and Immigration Services - USCIS) decida sobre asuntos que van más allá de la jurisdicción de la corte, como las exenciones, la protección de las víctimas de delitos y la protección de los niños que han sido abandonados, maltratados o descuidados por un padre. En el caso de Castro Tum, el antiguo Fiscal General restringió la capacidad de los jueces de inmigración para cerrar casos y ordenó a los tribunales que volvieran a programar los casos inactivos. El mismo año, certificó el caso de S-O-G- & F-D-B para sí mismo, sosteniendo que "los jueces de inmigración no tienen autoridad inherente para terminar o desestimar los procedimientos de expulsión".

El efecto de la eliminación de la autoridad para desestimar o inactivar casos ha provocado que el retraso judicial se dispare, superando los 820.000 casos a finales de 2018. En octubre de 2018, el DOJ implementó una cuota de finalización de casos como parte del proceso de revisión de rendimiento para los jueces de inmigración, exigiéndoles que terminen 700 casos por año o se enfrenten a una acción disciplinaria. La presión sobre los jueces de inmigración para que dirijan un tribunal de inmigración de producción en cadena socava gravemente el debido proceso y la integridad judicial.

La Oficina Ejecutiva para la Revisión Migratoria es especialmente vulnerable a las presiones políticas y actualmente no extiende la garantía constitucional del debido proceso a los inmigrantes porque carece de independencia judicial y está sujeta a la influencia de los otros poderes del Estado. La Asociación Americana de Abogados de Inmigración recomienda que el Congreso cree un sistema judicial independiente en forma de Corte organizada bajo el Artículo I, siguiendo el modelo la Corte de bancarrotas de Estados Unidos. La Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, la Asociación Federal de Abogados y la Asociación Americana de Abogados hacen eco de esta recomendación. Los valores fundamentales de Estados Unidos de justicia, debido proceso e igualdad no se demuestran en nuestro sistema judicial de inmigración. Para corregir esto, la Corte debe ser reestructurada fuera del control del poder ejecutivo de nuestro gobierno federal.

Puede ver este y otros artículos en el número de septiembre de 2019 de Austin Lawyer en el siguiente enlace.

Notas a pie de página:
1. https://www.justice.gov/eoir/board-of-immigration-appeals-bios
2. Véase 8 C.F.R. § 1003.1(h) (2015).
3. Joseph Landau, DOMA and Presidential Discretion: Interpreting and Enforcing Federal Lawl, 81 FORDHAM L. REV. 619, 640 n.89 (2012).
4. Por ejemplo, Memorándum de Derecho de Amici Curiae Am. Asociación de Abogados de Inmigración et al. en Support of Reconsideration en 7-11, Silva-Trevino, 24 I. & N. Dec. 687 (Attorney Gen. 2008) (No. A013 014 303)
5. Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Oficina del Inspector General, Niños separados colocados en la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, enero de 2019, disponible en: https://oig.hhs.gov/oei/reports/oei-BL-18-00511.pdf
6. "El sistema está siendo manipulado. El proceso de entrevista atemorizante estaba destinado a ser un salvavidas para las personas que se enfrentan a una persecución grave. Pero se ha convertido en un billete fácil para entrar ilegalmente en Estados Unidos. También tenemos abogados de inmigración corruptos que animan a sus clientes, que de otro modo estarían en situación ilegal, a presentar falsas solicitudes de asilo, proporcionándoles las palabras mágicas necesarias para activar el proceso durante la entrevista". Haga click aquí para conocer más.
7. https://trac.syr.edu/immigration/reports/judgereports/00394CHL/index.html
8. Acerca de A-B-, 27 I&N Dec. 316 (A.G. 2018)
9. Id. A 320
10. 8 U.S.C. §§ 1225(b)(1)(A)(ii), (B); 8 C.F.R. § 235.3(b)(4)
11. Policy Memorandum: Guidance for Processing Reasonable Fear, Credible Fear, Asylum, and Refugee Claims in Accordance with Matter of A-B- [hereinafter USCIS Memo] (11 de julio de 2018).
12. La Corte del Distrito de EE.UU. para el Distrito de Columbia ha prohibido la política de la Oficina de Asilo y ha ordenado la devolución de los solicitantes de asilo a los que se les ha denegado la petición. Grace v. Whitaker, No. 18-cv-01853 (EGS) (D.D.C., 17 de diciembre de 2018)
13. 27 I&N Dec en 589
14. Respecto a Castro-Tum 27 I&N Dec. 271 (A.G. 2018)
15. 27 I&N Dec. 462 (A.G. 2018)
16. Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Estadísticas de Adjudicación de la EOIR, Casos Pendientes, (31 de diciembre de 2018). Los más de 820.000 casos no tienen en cuenta el cierre parcial del gobierno de 35 días que canceló aproximadamente 60.000 audiencias en las cortes de inmigración, mientras que al mismo tiempo, el DHS continuó llevando a cabo acciones de aplicación, Associated Press, Partial shutdown delayed 60,000 immigration court hearings, 8 de febrero de 2019.
17. Asociación Americana de Abogados de Inmigración, Junta de Gobernadores, Resolución sobre la Reforma de los Tribunales de Inmigración Invierno 2018
18. Véase National Association of Immigration Judges, Blueprint for Immigration Court Reform, 2013, disponible en el siguiente enlace.
Carta del Colegio Federal de Abogados RE: Audiencia del Subcomité del 1 de noviembre de 2017: Oversight of the Executive Office for Immigration Review, disponible aquí, y American Bar Association, Reforming the Immigration System, 2010, disponible en el siguiente enlace.

Si usted o un ser querido necesita ayuda con su caso de inmigración en Austin, ¡contacte a la abogada Kate Lincoln-Goldfinch hoy!