La Prohibición De Las "Ciudades Santuario" En Texas Tiene Atrapados y Atemorizados A Los Inmigrantes

201805.09
0
Abogada De Inmigración Austin Ciudades Santuario Derechos De Los Inmigrantes

Inmigrantes y Policías Rechazan La Ley Sobre Ciudades Santuario, Pero No Pueden Hacer Nada.

Durante meses, Jordy Balderas había estado esperando su oportunidad de sentarse con su sheriff en Austin. El estudiante mexicano-estadounidense de último año de secundaria, cuyos parientes más cercanos son indocumentados, había escuchado a la alguacil del condado, Sally Hernández, oponerse a la ley anti-santuario de Texas, que obliga a las autoridades locales a ayudar a los federales a deportar a los inmigrantes indocumentados. Balderas quería instar a Hernández a que se resistiera a las medidas estatales contra la inmigración y a que se opusiera a la ley desde las bases.

"Mi pregunta para ella fue: "¿Cómo crees que puedes resolver este problema y qué podemos hacer?". me dijo Balderas. "Esperaba que dijera: "Necesitamos más activistas para que esto funcione". Esperaba que Hernández también se sintiera conmovida por los temores de la comunidad inmigrante -Balderas tenía un familiar indocumentado que tenía demasiado miedo de llevar a su hijo crónicamente enfermo al médico, y que pedía a Balderas que comprobara si había policías fuera de su casa cada mañana. Le dijo que incluso él tenía miedo de que lo detuvieran por ser latino, aunque es ciudadano estadounidense, y que si uno de sus familiares es deportado, probablemente no podrá permitirse asistir a la universidad, donde piensa estudiar enfermería este otoño.

"Pude ver que realmente se preocupa por la comunidad", dijo Balderas, quien se reunió con Hernández junto con otros miembros de Youth Rise Texas, una organización para jóvenes afectados por la deportación o el encarcelamiento. Pero la reunión obligó a Balderas a enfrentarse a una dura realidad: No había nada que la sheriff Hernández pudiera hacer. En virtud de la ley SB 4 de Texas, promulgada el lunes hace un año, ella debe entregar a las autoridades federales de inmigración a cualquier inmigrante detenido que lo solicite, y no puede indicar a sus agentes de policía que se abstengan de preguntar la situación migratoria de las personas.

"No creo que ella pueda hacer ningún cambio debido a la ley", dijo el adolescente, que recientemente regresó a Estados Unidos tras pasar la mayor parte de su vida en México. "Ha dicho que quiere estar ahí para nosotros pero no puede hacer mucho... ¿Qué más podemos hacer?"

Muchos departamentos de policía locales se opusieron a la medida en contra de las ciudades santuario, impulsada por los legisladores republicanos y el gobernador Greg Abbott porque preveían que la comunidad inmigrante se encontraría muy atemorizada como para denunciar delitos, pero no han tenido más remedio que seguir la letra de la ley. Austin, la capital del estado y una meca liberal que se enorgullece de acoger a los inmigrantes, ha sido la ciudad más claramente atrapada en el medio. Los funcionarios y organizaciones locales se esfuerzan por reconstruir los lazos con la recelosa comunidad de inmigrantes, pero lo cierto es que no pueden proteger a los indocumentados de la deportación.

"Aunque vivamos en una comunidad acogedora, la realidad es que vivimos en un estado que es hostil para los inmigrantes", dijo Angela-Jo Touza-Medina, presidenta durante mucho tiempo de la Red de Servicios para Inmigrantes de Austin, un grupo de proveedores de servicios que atienden a la comunidad inmigrante.

En los últimos meses, los inmigrantes de Austin, como los de todo el estado, han tomado medidas para protegerse del aumento de la aplicación de la ley. Algunos han optado por irse de Texas a estados con leyes de inmigración menos duras, o están contemplando hacerlo. "Todos los días hago consultas, la gente se pregunta si debe o no quedarse en Texas y citan la SB 4", me dijo la abogada de inmigración de Austin, Faye Kolly. Otros han evitado los servicios sociales, las fuerzas policiales, los actos públicos o llevar a sus hijos a la escuela, dijeron los defensores.

"Cuando surgieron las conversaciones sobre la ley SB 4, empezamos a escuchar rápidamente a los clientes sobre su temor a venir y participar en los servicios", dijo Aja Gair, director senior de defensa de la comunidad para SAFE Austin, que apoya a las víctimas de la violencia doméstica. Múltiples víctimas de violencia doméstica indocumentadas dijeron al personal de SAFE que no denunciarían los abusos a las autoridades, dijo Gair. Pero ahora, ese miedo se ha generalizado, no sólo debido a la ley SB 4, sino también al clima general de inmigración.

La ley SB 4 está siendo demandada en múltiples frentes, pero los jueces dictaminaron en marzo que puede entrar en vigor, lo que significa que la sheriff Hernández podría enfrentarse a penas de cárcel y a sanciones de hasta 25.000 dólares por no cumplirla.

"Estaba claro que Austin y el condado de Travis estaban siendo atacados", dijo el representante estatal de Texas Eddie Rodríguez, cuyo distrito incluye a Austin, sobre la aprobación de la ley SB 4, que fue en parte impulsada el año pasado por la decisión de la sheriff Hernández de dejar de cumplir las órdenes de detención de ICE para los inmigrantes a menos que fueran acusados de delitos graves.

"Teníamos una política muy progresista en el condado de Travis y, en la medida en que podemos legalmente, intentamos seguir haciéndolo", dijo Rodríguez.

Mejor Abogado De Inmigracion Austin InmigrantesLa sheriff Hernández representa claramente los valores progresistas de su condado: hizo campaña con la promesa de dejar de entregar a los inmigrantes detenidos al ICE, y la cumplió, instituyendo la política a principios de 2017. Pero el gobierno estatal la desautorizó y en septiembre dio marcha atrás cuando entró en vigor la ley SB 4, una medida que inmediatamente suscitó la ira de los defensores de los inmigrantes y la desconfianza de la comunidad inmigrante.

"Reconozco su dolor, su miedo, y que están dolidos; es triste y estoy triste por ellos", me dijo la sheriff Hernández. "Es frustrante y hemos tratado de construir una relación de confianza".

En un esfuerzo por "aliviar o arreglar el daño" que la SB 4 ha hecho a las relaciones entre la policía y los inmigrantes, Hernández ha liderado una campaña de concienciación pública para tratar de tranquilizar a la comunidad inmigrante, que incluye mensajes en los medios de comunicación en español, reuniones más frecuentes en los ayuntamientos y debates con grupos como Youth Rise Texas.

"Estos jóvenes dicen: 'No entiendes el miedo al que nos enfrentamos cada día'. Sí lo entiendo... Pero no puedo cambiar lo que ha causado la SB 4", dijo ella. Me contó que en una reunión pública esta primavera, "una mujer se levantó y habló sobre cómo hice la promesa de acabar con la aplicación de la ley de inmigración en la cárcel y cómo no cumplí mi promesa, y tuve la oportunidad de acercarme y decirle que sí cumplí mi promesa, que hice todo lo que podía hacer".

"Siempre he cumplido la ley y seguiré cumpliéndola", dijo.

Seguir la ley significa que la Oficina del Sheriff del Condado de Travis está entregando docenas de inmigrantes al ICE cada mes para los procedimientos de deportación. Muchos de esos inmigrantes, dijo Hernández, han sido detenidos por infracciones tan leves como conducta desordenada, intoxicación pública o conducir sin licencia (los inmigrantes indocumentados no pueden obtener licencias en Texas).

Hernández no tenía las cifras exactas de cuántas detenciones para el ICE se estaban cumpliendo cada mes, pero los datos que obtuve a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información a principios de este año mostraron que en febrero de 2017, el primer mes de la política en contra de las ciudades santuario de Hernández, se completaron 11 detenciones, todas ellas por casos en los que un inmigrante había cometido un delito grave, una enorme caída desde cuando se cumplían todas las detenciones y se entregaban entre 40 y 54 personas a ICE cada mes.

Pero hoy en día, los inmigrantes transferidos al ICE tienen aún más probabilidades de enfrentar la deportación, ya que la administración Trump está priorizando a todos los inmigrantes indocumentados para su expulsión, así como enfatizando sus energías en contra de las ciudades santuario,, señaló la abogada de inmigración de Austin, Kate Lincoln-Goldfinch.

"Si alguien es fichado va directamente a manos del ICE, y la gran diferencia es que ahora todo el mundo es una prioridad para la aplicación de las normas", dijo Lincoln-Goldfinch. Me dijo que recientemente ha tenido clientes retenidos por el ICE que antes habrían sido puestos en libertad inmediatamente, como la madre de un niño pequeño y un individuo fichado por posesión de marihuana pero que nunca fue acusado.

El gobernador Abbott sostiene que los alguaciles deben respetar todas las órdenes de detención del ICE para garantizar la seguridad pública en las comunidades de Texas. Dijo cuando firmó el proyecto de ley el pasado mes de mayo que las jurisdicciones y ciudades santuario como el condado de Travis estaban "albergando a personas que han cometido delitos peligrosos." El director de comunicaciones del fiscal general Ken Paxton, Marc Rylander, me dijo en un correo electrónico que la SB 4 era una "medida de sentido común que garantiza que los tejanos cooperen con la aplicación de la ley federal de inmigración".

"Las fuerzas del orden federales, estatales y locales deben cooperar para mantener nuestra nación de leyes y evitar que criminales peligrosos sean liberados en nuestras comunidades", dijo Rylander, señalando que el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito reconoció en marzo que el proyecto de ley contra las ciudades santuario era constitucional. "Los funcionarios locales admitieron en el juicio que es su deber educar a los locales sobre lo que exige la ley", continuó Rylander.

No se ha documentado ningún beneficio para la seguridad pública en Texas, como prometió el gobernador Abbott, pero algunos departamentos de policía han tomado nota, en cambio, de una preocupante disminución de las denuncias de delitos por parte de los latinos. En particular, el jefe de la policía de Houston, Art Acevedo, informó sobre un descenso del 42,8% en las denuncias de violación por parte de los latinos en los tres primeros meses de 2017, lo que atribuyó a los miedos suscitados por la ley.

La policía de Austin, los funcionarios locales y los defensores hacen hincapié en que no se preguntará a las personas su estatus legal si denuncian un delito, y Hernández dijo que no conoce ningún caso en el que un oficial haya preguntado a alguien su estatus, incluso bajo el SB 4, pero eso no ha impedido que el miedo impregne a la comunidad inmigrante.

Hernández subrayó que la policía sigue teniendo una "cultura en la que nos centramos en la seguridad por encima del estatus de alguien", lo que, según ella, es la mejor manera de proteger a toda la comunidad.

"A menudo, las personas que perjudican a la comunidad inmigrante podrían estar perjudicando a los ciudadanos estadounidenses", dijo. "Cuando hay personas que no acuden a pedir ayuda, debería perjudicar a todo el mundo y de hecho lo hace".

Lea el artículo original sobre la situación actual de las "ciudades santuario" en inglés aquí.

Meredith Hoffman (Inglés)


Si usted o un ser querido necesita ayuda con su caso de inmigración en Austin, ¡contacte a la abogada Kate Lincoln-Goldfinch hoy!