Mi Reunión Con El Presidente Bush

201904.04
0
Mejor Abogada De Inmigración Cerca De Mi

Hace dos semanas, tuve el honor de ser invitada a una mesa redonda sobre política de inmigración en el Instituto George W. Bush de Dallas. El debate se centró en las contribuciones de los inmigrantes a Estados Unidos y en la necesidad de una reforma de la inmigración con sentido común que responda a las necesidades de la economía y la industria estadounidenses. Mi papel era aportar la perspectiva de los solicitantes de asilo, lo que resulta conmovedor esta semana al ver las noticias sobre la llamada "crisis" migratoria en la frontera sur.

La reunión precedió a una ceremonia de ciudadanía celebrada en el Instituto Bush, en la que inmigrantes de 22 naciones obtuvieron la ciudadanía estadounidense. En su discurso de apertura de la ceremonia, el Presidente Bush dijo: "Muchos de nosotros podemos remontarnos a un hombre o una mujer que tuvo la idea de que la vida podía ser mejor, y esa esperanza les trajo aquí. Generaciones de recién llegados dejaron su huella en nuestra idiosincrasia nacional, en rasgos que los amigos en el extranjero todavía reconocen como claramente estadounidenses: nuestro optimismo, nuestra independencia y apertura a lo nuevo, nuestra voluntad de esforzarse y arriesgar, nuestro sentido de la vida como una aventura, dignificada por la libertad personal y la responsabilidad personal. Estas cualidades no surgen de la nada. El espíritu de autosuficiencia está muy arraigado en nuestra herencia inmigrante, junto con la humildad y la amabilidad de mirar a alguien menos afortunado y verse a sí mismo".

En la reunión política participaron el presidente y la señora Bush, el congresista Will Hurd, líderes empresariales internacionales, un beneficiario del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Deferred Actions for Childhood Arrivals - DACA) y un representante de El Salvador. Sólo hubo ocho participantes en la reunión. Fue a puerta cerrada, así que no puedo revelar todo lo que se dijo, pero sí puedo decir que hubo consenso en que necesitamos una mejor respuesta a los migrantes centroamericanos que sufren violencia y falta de oportunidades en sus países de origen. El Instituto Bush ha convocado el Proyecto para la Prosperidad de Centroamérica, cuyo objetivo es ayudar a los países del Triángulo Norte a encontrar soluciones a la corrupción, la informalidad y la falta de transparencia, que son factores de empuje para la migración fuera de Centroamérica. En mi opinión, esta es una investigación crítica e importante en el debate actual sobre la inmigración. Puede leer más sobre su trabajo en Inglés aquí.

En la última semana, la Administración Trump ha liberado a miles de solicitantes de asilo centroamericanos en la frontera sur dando la ilusión de que nuestros sistemas de tramitación de la inmigración están desbordados y no pueden hacer frente a esta "oleada." Se trata de una crisis fabricada y, por desgracia, creo que los medios de comunicación se están creyendo la estratagema. ¿Sabía usted que el Centro de Detención de Karnes tiene sólo 63 personas detenidas al momento de escribir este artículo? Las instalaciones tienen capacidad para más de 700 personas. Hace más de veinte años que tenemos una forma establecida de procesar a los solicitantes de asilo y a menudo experimentamos un aumento de solicitantes de asilo durante los meses de primavera. Mientras Trump tuitea amenazas de cerrar la frontera entre Estados Unidos y México y cortar la ayuda a Centroamérica, su administración también está creando la ilusión de una emergencia fronteriza para apoyar sus amenazas y la declaración de emergencia con respecto a la financiación de la seguridad fronteriza.

Cortar la ayuda a Centroamérica es exactamente el enfoque equivocado. Tenemos que aumentar la ayuda a los países centroamericanos para ayudarles a estabilizarse. Creo que deberíamos explorar la creación de una opción circulante de mano de obra migrante que responda a las necesidades de nuestra economía y que, al mismo tiempo, infunda las economías centroamericanas en su nivel más básico. Por supuesto, una medida como ésta se incluiría como parte de un proyecto de ley de reforma migratoria, que no está en el horizonte a corto plazo. Mientras tanto, empecemos por NO cortar la ayuda a Centroamérica. Eso es fácil. Además, utilicemos nuestros sistemas ya establecidos para procesar humanamente a los solicitantes de asilo, empezando por permitir que la gente venga a la frontera a pedir asilo a través del proceso legal que fue establecido por nuestras leyes hace cuarenta años.

Kate


Si usted o un ser querido necesita ayuda con su caso de inmigración en Austin, ¡contacte a la abogada Kate Lincoln-Goldfinch hoy!