El Momento Más Bajo De Mi Carrera

201806.08
0
by on junio 8, 2018 in Blog, Inglés
Asilo Green Card TPS Derechos De Los Inmigrantes

Ayer me reuní con una madre cuyo hijo de 5 años fue literalmente arrancado de sus brazos por un agente de la Patrulla Fronteriza mientras ella y su hijo lloraban y suplicaban para que no fuera así. Es una solicitante de asilo que huyó de las amenazas de muerte en su país. Hace semanas que no ve ni habla con su hijo. Esta madre relató la historia de su hijo cuando se lo llevaron, imperturbable, claramente incapaz de empezar a acceder a las emociones que había bajo la superficie. Fue el momento más bajo, triste y angustioso de mi carrera como abogada de inmigración.

Elegí ser abogada de inmigración tras mi primera experiencia como estudiante de derecho en la clínica de inmigración. Me pidieron que hiciera un ingreso con una familia de solicitantes de asilo iraquíes que estaban detenidos con su hija de 5 meses. La bebé llevaba un pijama proporcionado en prisión. Su madre me pidió que la sostuviera, porque olía al mundo exterior. Todo el tiempo, ese momento ha sido mi indicador del momento más bajo, el catalizador de mi carrera. Sin embargo, eso no fue nada comparado con lo que ocurre hoy en día.

Les escribo para compartir con ustedes lo que estoy viendo para que puedan estar informados y tomar medidas. Quiero ayudarles a conocer el trasfondo y combatir los argumentos de que estos padres eligieron esto para sus hijos, que se lo buscaron ellos mismos. Y para combatir las mentiras que provienen de la Administración, afirmando que no hay opción diferente a promulgar la política de separación.

Hay un principio fundamental del derecho internacional que surgió después de la Segunda Guerra Mundial: el concepto de refugiado, una persona que merece protección porque no está segura en su país debido a la persecución que sufre por su raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un grupo social determinado. El Gobierno de Estados Unidos ha reconocido su responsabilidad en la protección de los refugiados durante casi setenta años, tanto en los tratados internacionales como en nuestras propias leyes. Sea cual sea su política, es un hecho absoluto e innegable que Estados Unidos debe proteger a los solicitantes de asilo en virtud de sus tratados internacionales y sus obligaciones legales internas. (Estoy evitando las citas y la jerga legal en este artículo porque quiero que sea legible, pero puedo proporcionar fácilmente citas para cualquier cosa escrita aquí).

Mejor Abogado De Inmigración AustinEn la última década, la situación política en Centroamérica ha evolucionado. Las bandas y los carteles de la droga se han hecho con el poder y los gobiernos de Centroamérica, sobre todo en el triángulo norte de Guatemala, El Salvador y Honduras, son incapaces de proteger a sus ciudadanos. La gente es extorsionada y se le exige que haga pagos regulares a miembros de bandas. Si se niegan, ellos o sus familiares son asesinados. Niños de tan solo ocho años son obligados a entrar en las bandas. Si ellos o sus padres se niegan, son asesinados. Las jóvenes son obligadas a convertirse en propiedad de los miembros de la banda y tratadas como esclavas sexuales. Si ellos o sus familias se niegan, son asesinados.

La policía es incapaz de ayudar y, en muchos casos, ella misma está infiltrada con los miembros de la banda, por lo que hacer una denuncia policial conlleva más peligro. Los padres huyen y traen a sus hijos para rescatarlos de la violación y el asesinato.

Cuando un solicitante de asilo quiere venir a Estados Unidos, tiene dos opciones: venir al puente a pedir asilo o entrar a escondidas en el país. ¿Por qué entrar a escondidas? Pues porque los agentes de la patrulla fronteriza no suelen permitir que la gente pida asilo. Les dicen que se devuelvan y que no estamos aceptando solicitantes de asilo. De hecho, ahora los agentes de la patrulla fronteriza patrullan el territorio mexicano frente a las fronteras para evitar que los solicitantes de asilo crucen siquiera el puente. Esto los deja con la segunda opción: la única manera de entrar. Históricamente, los solicitantes de asilo que cruzaban eran detenidos de inmediato (no tenemos las fronteras porosas que la Administración afirma que tenemos), luego eran colocados en centros de detención familiar y sometidos al proceso de entrevista atemorizante. Si aprobaban, salían de la detención y terminaban el proceso de asilo en la Corte. Si fallaban, se les devolvía. Esta solución dista mucho de ser tolerable, pero ha «funcionado» así durante más de una década, con sutiles cambios en las políticas y prácticas.

¿Qué ha cambiado? La Administración Trump decidió en mayo promulgar una política de «tolerancia cero» («Zero-tolerance») contra las personas que cruzan la frontera. Esto significa que todo el mundo, independientemente de la causa o circunstancia de la entrada, es procesado por entrada ilegal. Los padres de los niños, incluidos los bebés, están siendo llevados al tribunal federal y sus hijos están siendo puestos bajo la custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados. No hay NINGÚN organismo responsable de facilitar la comunicación o la reunificación de estas familias. Los padres son deportados sin sus hijos y los albergues se llenan. Estas familias son trasladadas y llevadas por todo EE.UU. dependiendo de dónde haya espacio para ellas. A los padres no se les dice a dónde van, dónde están sus hijos o si están bien. Si esto no le horroriza, compruebe su pulso.

¿Qué puede hacer usted al respecto? Esta es la parte difícil. Y prometo seguir trabajando en esto. Los abogados de inmigración pueden ayudar, eso es fácil. Puede viajar a los centros de detención y ayudar a los padres a pasar sus entrevistas atemorizantes y salir bajo fianza. La próxima semana circulará una hoja de voluntarios. Los abogados que no son de inmigración pueden asociarse con un abogado de inmigración o asistir a un entrenamiento (marquen sus calendarios para una oportunidad para los miembros de la Asociación de Abogados de Austin la tarde del 25 de junio). Los que no son abogados – pueden recurrir a las opciones obvias: contactar a sus legisladores y exigir el fin de la separación familiar. Conforme grupos de madres, de padres, de psicólogos, contáctese con los medios de comunicación y haga ruido. Dar dinero. Personalmente, creo que el dinero se gasta mejor en el fondo de bonos de RAICES(puedes donar aquí), donde el 100% de su donación ayudará a pagar para sacar a un padre de la detención para que pueda reclamar a su propio hijo.

Lo que no debe hacer, en mi opinión: nada que apoye o legitime lo que está sucediendo. Esto incluye ofrecerse a acoger a estos niños y quitárselos de encima a la agencia, donar suministros o ayudar al Departamento de Seguridad Nacional de cualquier manera. Sé que sus corazones están en el lugar correcto, y que quieren ayudar a los niños. Pero si los albergues están al límite de su capacidad y nadie se ofrece a acoger a los niños, quizá la administración deje de quitárselos a sus padres. Tal vez necesiten sentir el dolor de lo que es cuidar a tantos bebés angustiados, para que paren ese horrible espectáculo.

Gracias por leer hasta aquí, por permitirme desahogarme y por preocuparse. Lo único positivo que se desprende de momentos como éste son las oleadas de bondad.

En solidaridad,
Kate


Si usted o un ser querido necesita ayuda con su caso de inmigración en Austin, ¡contacte a la abogada Kate Lincoln-Goldfinch hoy!