Mi nombre es Miguel Angel Espinosa Bañuelos. Cuando tenía 3 años mi mamá me trajo a USA para darme una vida mejor, en México vivíamos en constantes guerras de drogas y pobreza. Si mi mamá no me hubiera traído a Texas, no tendría la educación ni la felicidad que tengo ahora. Mi tiempo aquí no siempre ha sido fácil con la vigilancia constante de los oficiales de ICE, pero ahora, gracias a personas como Kate que nos ayudaron a mí y a mamá a convertirnos en ciudadanos de esta nación, ya no tengo el miedo de que se lleven a mi mamá. Me siento honrado de trabajar aquí y darles a otros la oportunidad de vivir sus vidas al máximo con esperanza y felicidad.