Nací en Brownsville, Texas, en la frontera con el norteño estado mexicano de Tamaulipas. Soy lo que se llama un estadounidense de primera generación, ya que mis padres llegaron a Estados Unidos persiguiendo el sueño americano. Una de mis muchas bendiciones ha sido la oportunidad de viajar por todo el continente americano desde una edad temprana. Haber vivido en diferentes países y haber conocido a gente de todas las clases sociales ha ampliado mi perspectiva global y me ha convertido en la persona que soy hoy.

Estoy orgulloso de mi herencia y de mi comunidad, pero pronto comprendí que no muchos son tan afortunados como yo. Varios de mis parientes, incluidos mis padres, vivieron como inmigrantes indocumentados durante décadas y algunos todavía lo hacen, sin saber si su circunstancia cambiará algún día. La mayoría de mis experiencias vitales más significativas sólo fueron posibles porque soy ciudadano estadounidense desde que nací. Saber que las personas a las que he llegado a querer y respetar se han visto privadas de tanto, y siguen estándolo, ha impulsado mi pasión por ayudar a los inmigrantes.

Cuando me di cuenta de que el activismo por sí solo durante mi tiempo libre no era suficiente, cambié mi carrera y mis aficiones hacia un mejor servicio a mi comunidad para lograr un cambio significativo y positivo.

Ahora soy un orgulloso miembro del Lincoln-Goldfinch Law Firm, donde considero que puedo seguir marcando la diferencia con personas de ideas afines. Juntos sé que podemos lograr un cambio y, lo que es más importante, la tranquilidad de varias familias de inmigrantes. Porque "mi casa es su casa" no es sólo una expresión de hospitalidad, es un valor que me esfuerzo por hacer realidad.